viernes, 23 de marzo de 2012

TOWEI LUMBAR


TOWEI LUMBAR 


"las llaves que abren el mundo"





Desde 11va Dimensión...
Meditando sobre la manera en que podíamos conectar la conciencia del mundo, se nos apareció la imagen de una Llave “para abrir las puertas de la conciencia”. Fue así que comenzamos a realizarlas, y su finalidad sería el ser simples eslabones que permitan mantener a todas las personas que sigan la creación de esta red planetaria conectadas con una imagen y un objeto: cada vez que imaginemos esa llave o meditemos sobre una de las llaves, estaríamos inmediatamente conectándonos con cada uno de los lugares del mundo donde depositaríamos una de ellas.
Las llaves serían una herramienta para mantener esa conexión a lo largo de todo el campo magnético y de conciencia planetarios durante 2012.
La Historia
En los tiempos de la recién Nacida Atlántida, cuando el mítico imperio se resumía a unos pocos puertos en las costas de las grandes islas del Océano Atlántico, había surgido una leyenda, de la cual sus ecos aún hoy son escuchados, aunque de una manera muy diferente a como lo hicieron en aquel entonces.
La leyenda decía que uniendo estos elementos, se forjarían las Llaves que abren el Mundo.
Este Mito, hablaba de que diferentes razas habían otorgado a unas pocas Familias, feudos de las islas, unos extraños materiales provenientes de otros mundos, materiales que fueron forjados por herreros y artesanos en la Tierra, y que su fuerza tenía la capacidad de abrir puertas a la Humanidad.
Khefis, por Matías De Stefano

Los sabios las custodiaron y escondieron, hasta que las personas que debían cumplir con la labor, las encontrasen y pudieran completar la apertura colocando esas llaves en el sitio correspondiente.
Cientos de personas movieron esta historia, y muchos fueron en la búsqueda de estas 4 Llaves, las cuales si todos juntos lograban sujetar, un Nuevo Mundo se abriría ante sus ojos.
Esta leyenda llevó a que la pequeña ciudad de Khefis, capital Atlante, llegase a convertirse en el magnífico imperio que todos recuerdan.
Estas llaves eran llamadas las Towei Lumbar.
Cuando realizábamos los preparativos de nuestro Recorrido, buscando respuestas en los niveles de Información Universal, uno de los Bibliotecarios me comentó: “recuerda, que cada uno de los sitios al que irán en este Mundo, son todos Portales… y para abrirlos necesitarás la llave correspondiente”, en ese momento, ellos me mostraron una llave, las nuevas Towei Lumbar.
Llave

Al verlas, no dudamos en hablar con un Artesano para que llevara a cabo esta labor. Nos dijeron, que estas llaves eran una parte Fundamental del Plan, y que su función era de las más importantes. Cada llave abre cada portal al que visitaremos, y su función es la de sostener toda la Conciencia de la Humanidad activa en ese sitio.
Todas las llaves están hechas de Cobre, el primer material que usó la Humanidad, así mismo, es el material que representa a Venus, y por tanto, a la Mujer, símbolo de la activación de la Nueva Tierra.
Matias,  Mario y Diego


Mario Alberto Silvestrin, el artesano que se lanzó a labrar las llaves, nos contó que pasó por muchas pruebas en el tiempo que las estuvo realizando, y que muchas fuerzas le impedían terminar con su trabajo. Pero que siempre sucedían cosas que le devolvían las fuerzas para continuar. Nos expresó que una vez terminadas las 25 primeras, sintió que este fue el servicio más importante de su vida.
El paso de las llaves del artesano a nosotros, debía darse entre los muros de la ciudad intraterrena en Capilla del Monte, Argentina. Fue así que días antes de partir hacia nuestro recorrido mundial, viajamos hasta este pueblo de Punilla para recibir en nuestras manos este honor.
Ese día, la noche del 30 de Enero, la fuerza de los 4 elementos bendijeron el paso de las llaves entorno a una tormenta que envolvía el cielo con finos y electrizantes rayos de color azulado, en un ambiente de ensueño, rosado, con luciérnagas junto al río, gatos custodiando en la distancia entre la oscuridad del atardecer, con firmes rayos de un sol del poniente, que bañaba entre tanta oscuridad sólo al Uritorco, montaña sagrada, que se veía envuelta por dos enormes y definidos arcoíris, uno sobre el otro, que pasaban sobre nuestras cabezas. Al presentar cada una de las llaves a los cielos, desaparecía un poco de ese arcoíris, hasta el momento en que al pronunciar la última llave, un rayo acabó por esfumar todos los colores, llegando así la noche y la luna.
Los 7 presentes, supimos que durante toda la ceremonia vivimos dentro de la cuarta dimensión, vibrando en una sintonía totalmente diferente, en que las historias y cuentos de hadas se hacen realidad.
Las llaves fueron puestas en un cofre, y permanecerán allí hasta ser presentadas a los chakras de las Canarias, antes de ser depositadas a lo largo del mundo.
La función de esta llave es de concentradora de toda la energía de conciencia.
Otros seres me recordaron esta frase:
“Estamos en tiempos en que el Sol y su Luz están por cambiar, y tenéis muy poco tiempo para preparar el mundo antes de que la Luz cambie… pero… hay algo mucho más rápido que la Luz… la Conciencia. Si la conciencia es movida por el mundo y anclada en los minerales, al llegar la transformación de la Luz, ya todos estaremos conectados y listos para su nueva frecuencia.”
Harwitum tiene como una de sus finalidades, generar una gran masa de Conciencia que nos conecte a miles de personas día a día en una conciencia de anclaje planetario.
Nuestras modernas Towei Lumbar, tienen cada una de ellas un campo de irradiación electromagnética entre 15 y 40 kilómetros por ahora, y si depositamos nuestra conciencia en el cobre de las mismas, sostendrán como lo haría un cable, toda nuestra conciencia alrededor del mundo en cada nodo magnético del planeta.

Descripción de las Llaves

El Sol es el círculo que envuelve a la Tierra, representada por un cuadrado que es atravesado por la cruz de los equinoccios y solsticios, sostenido por tres puntas, que pueden ser pirámides o montañas y volcanes, focos de conexión entre las dimensiones solares en la Tierra, seguida por el largo bastón de poder, que es atravesado por cuatro barras que representan a las cuatro fuerzas de este mundo: el Fuego, la Tierra, el Aire y el Agua.

Al final del bastón, el símbolo del infinito, sin cerrar, pues representa las posibilidades de lo universal, la apertura de lo eterno, a su vez de que es el símbolo en lengua sayónica (del 9 mil a.C.) para el número 9, que representa la conexión con el nivel Crístico del Corazón.
Éstas, son un símbolo de la Unión de la Gran Conciencia en la Tierra, que será depositada en cada sitio de poder, con el fin de activar y sostener toda nuestra Red Humana, generadora de los pilares de la Nueva Tierra.
Están invitados a girar la llave y abrir la Puerta a un Nuevo Mundo.






PUEDEN VER LA PAGINA EN FACEBOOK DE MARIO:




2 comentarios:

  1. Puede consultarse la entrada Towei Lumbar en www.atcd.tk
    Cordialmente

    ResponderEliminar
  2. Donde puedo conseguir el libro del curso?

    ResponderEliminar